¿Cómo un WAF te protege contra las ciberamenazas?

Descubre cómo un WAF mitiga ataques a nivel de aplicación, incluso los que network firewalls tradicionales y otros recursos de defensa no consiguen detectar.

Un Web Application Firewall (WAF) es una solución de seguridad diseñada para proteger aplicaciones web mediante el monitoreo y filtrado del tráfico HTTP entre una aplicación web e Internet. Opera en la capa de aplicación (capa 7 del modelo OSI) y se enfoca específicamente en mitigar ataques a nivel de aplicación, incluyendo toda una gama de ellos que los network firewalls tradicionales, entre otras soluciones de seguridad, pueden no detectar. Los WAF se despliegan como dispositivos, plugins de servidor o servicios basados en la nube.

¿Cuáles son las ciberamenazas más comunes?

Las amenazas destinadas a infiltrarse en aplicaciones web y API abarcan un amplio rango. Algunas ampliamente conocidas incluyen ataques de denegación distribuida de servicio (DDoS), inyecciones SQL y scripting entre sitios, entre otras:

  • DDoS (Distributed Denial of Service, ataque de denegación distribuida de servicio): Este ataque inunda servidores, redes y sistemas con una cantidad abrumadora de tráfico, lo que lleva al colapso de estos.
  • Inyección SQL: Consiste en inyectar solicitudes maliciosas en consultas legítimas de SQL (Structured Query Language, lenguaje de código estructurado). Los atacantes pueden acceder a bases de datos del backend y obtener información restringida.
  • XSS (Cross-Site Scripting, scripting entre sitios web): Los atacantes introducen scripts maliciosos en páginas web visibles para los usuarios, para eludir controles de acceso.
  • CSRF (Cross-Site Request Forgery, falsificación de solicitud en sitio cruzado): Se sirve de un sitio web confiable para convencer a sus usuarios a realizar acciones que el atacante desee.
  • Ejecución de archivos maliciosos: Carga de archivos dañinos en aplicaciones web para comprometerlas, lo que lleva a la ejecución de código arbitrario que puede afectar datos críticos del sistema.

¿Qué papel juega un WAF en la prevención de ciberamenazas?

En este mundo digital hiperconectado, el papel del WAF es cada vez más importante. Básicamente, funciona como un escudo activo que protege de ciberataques con eficiencia excepcional, lo que lo hace indispensable en el ámbito de la ciberseguridad.

Una de las principales responsabilidades de cualquier buen WAF es actuar como primera línea de defensa. Estratégicamente ubicado para interceptar el tráfico que entra en tus aplicaciones web, un WAF analiza cada paquete entrante, permitiendo solo solicitudes legítimas y bloqueando posibles actores de amenazas y actividad no autorizada.

Otro punto de relevancia sobre el WAF es que enfrenta y contrarresta las vulnerabilidades de seguridad OWASP Top 10. El OWASP (Open Web Application Security Project, Proyecto Abierto de Seguridad de Aplicaciones Web) propone una lista de los riesgos de seguridad de aplicaciones web más graves. Tener un WAF expresamente construido para contrarrestar estas amenazas ofrece un sistema de defensa confiable, garantizando así que los activos web más valiosos de una empresa estén a salvo de las principales amenazas digitales.

Los WAF también juegan un papel importante en la protección contra amenazas de día cero Estos ataques ocurren cuando los criminales detectan una debilidad en el software y la explotan antes de que pueda ser parcheada. En tales casos, los WAF tienen como ventajas su robustez y parches virtuales.

Además, dada la creciente prevalencia de ataques DDoS, la resistencia ofrecida por un WAF contra estas amenazas también es altamente significativa. Al diferenciar, por ejemplo, entre tráfico genuino y sintético, los WAF juegan un papel crucial en la prevención de estos ataques, asegurando con ello la disponibilidad continua de los servicios en línea.

Los casos de robo de identidad son otro vector de ataque destacable. Los WAF responden a ellos a través de su capacidad de análisis de datos sofisticada: trabajan proactivamente contra el robo de identidad, detectando y deteniendo posibles violaciones de datos antes de que sucedan.

Por último, un WAF juega un papel crucial en la detección y parada de ataques de bots, que producen escenarios como el robo de contraseñas o sniffing de tarjetas de crédito. A través de la capacidad de un WAF para identificar la firma de tales ataques, las organizaciones también pueden reducir el riesgo y el daño causado por ciberamenazas basadas en bots.

¿Cómo un WAF contrarresta las ciberamenazas?

Un WAF moderno ejecuta toda una serie de técnicas y metodologías estratégicamente multifacéticas.

Uno de los principales métodos que utiliza para mejorar la defensa es el bloqueo inmediato de accesos desde direcciones IP identificadas como maliciosas. Estas direcciones IP se agregan a la lista de denegación de IP del sistema WAF. Al rechazar instantáneamente el tráfico de fuentes maliciosas, un Web Application Firewall funciona como una capa adicional de seguridad. Las amenazas de estas fuentes se detienen incluso antes de que se produzca un intento de infiltración.

Otra técnica que mejora la funcionalidad de los WAF consiste en establecer reglas de firewall sofisticadas. Estos tienen una red de seguridad personalizable donde se pueden crear reglas individuales para atender amenazas o comportamientos específicos, como por ejemplo para contrarrestar inyecciones SQL o bloquear tráfico de regiones geográficas potencialmente peligrosas. La personalización brindada por el WAF puede refinar filtros y políticas a un nivel granular, para adaptarse a tus necesidades específicas.

Además, los WAF ofrecen características de monitoreo y registro extensivas, que brindan insights de alto valor sobre los escenarios de amenaza, lo que también permite un rápido diagnóstico de estos después de un ataque, así como durante las reconfiguraciones del sistema posteriores destinadas a prevenir impactos futuros. Por último, la inteligencia artificial también está siendo integrada a los WAF modernos. Los WAF con recursos de IA se basan en el aprendizaje automático para analizar las amenazas pasadas, ajustando automáticamente sus defensas y tomando medidas proactivas basadas en tales análisis.

Todas estas capacidades combinadas permiten que los WAF no dejen de mejorar a la hora de reconocer nuevas formas de ataque y a adaptarse de forma rápida a nuestro escenario actual de ciberamenazas, siempre en constante y rápida evolución.

Suscríbete a nuestro boletín informativo