¿Qué es un Web Application Firewall (WAF)?

Un Web Application Firewall (WAF) es una solución de seguridad que usa recursos avanzados y personalizables para proteger aplicaciones web de ataques complejos.

Un Web Application Firewall (WAF) es un importante recurso de seguridad que protege las aplicaciones de toda una variedad de ataques dirigidos a robar datos, interrumpir operaciones o poner en peligro su funcionamiento. La protección del WAF se dirige específicamente a la capa de aplicación, esto es, a la capa 7 del modelo OSI (Open Systems Interconnection, Interconexión de Sistemas Abiertos), que gestiona el tráfico web.

A diferencia de los firewalls tradicionales, que filtran el tráfico de red en función de direcciones IP y puertos, los WAF hacen mucho más que eso. Analizan cada detalle de las solicitudes y respuestas HTTP en busca de patrones indicativos de intentos de vulneración. En consecuencia, estos WAF pueden detectar y bloquear más amenazas, como SQL injection, scripting entre sitios (XSS) y otras vulnerabilidades de la web.

¿Cómo funciona un Web Application Firewall?

Los WAF emplean un enfoque multifacético para la modernización de la seguridad de las aplicaciones. A continuación, se presentan algunos métodos de implementación y técnicas de detección ampliamente utilizados por los WAF.

Arquitecturas de despliegue de Web Application Firewalls

WAF basados en hardware: Son dispositivos especializados colocados en línea con el tráfico de red. Pueden funcionar a altas velocidades con baja latencia, pero no ser tan versátiles o rentables como las soluciones basadas en software.

WAF basados en software: Son aplicaciones de software que se ejecutan en un servidor web o dentro de un entorno cloud/edge como servicio. Brindan mayor flexibilidad y escalabilidad, pero exigen una configuración adicional y una asignación de recursos mayor en comparación con los WAF basados en hardware.

Técnicas de detección de amenazas utilizadas por los Web Application Firewalls

WAF basado en firmas: Este tipo compara cada solicitud entrante con una base de datos de firmas de actividad maliciosa conocidas, que actúan como huellas digitales para patrones de ataque específicos. Si alguna firma coincide con la base de datos, el WAF etiqueta la solicitud como sospechosa y la bloquea. Los WAF basados en firmas identifican fácilmente riesgos conocidos. Sin embargo, este enfoque puede fallar a la hora de detener ataques novedosos o vulnerabilidades de día cero, no presentes en sus bases de datos de firmas.

WAF basado en puntaje: Aquí se aplica un método ligeramente diferente. El tráfico entrante se analiza de acuerdo con conjuntos de reglas configurables, a las que se asignan puntuaciones de acuerdo con su nivel de riesgo. Algunos criterios para las reglas pueden ser el tipo de solicitud, o la presencia de caracteres sospechosos y anomalías en los patrones de esta. Si el puntaje es más alto que un umbral predefinido, el WAF determina que la solicitud representa un peligro potencial y la deniega. Los WAF basados en puntaje permiten una mayor flexibilidad para lidiar con nuevas amenazas, como ataques de día cero y de bypass de WAF, pero es necesario configurarlos cuidadosamente para evitar bloquear el tráfico legítimo.

¿Por qué deberías implementar un Web Application Firewall?

Existen muchas razones que justifican la inclusión de un WAF en tu estrategia de seguridad de aplicaciones web:

Postura de seguridad mejorada: Los WAF fortalecen las defensas de tu aplicación web contra una amplia gama de actividades dañinas, como vulnerabilidades de inyección SQL, XSS e inclusión de archivos. Esto minimiza los riesgos de seguridad de las filtraciones de datos, el acceso no autorizado y el tiempo de inactividad de la aplicación.

Superficie de ataque menor: Al detener el tráfico malicioso antes de que llegue al servidor de la aplicación web, los WAF reducen el alcance del daño que puede causar el ataque.

Compliance mejorado: Las organizaciones deben tener medidas de seguridad definidas para evitar el acceso no autorizado de terceros y proteger sus datos en diversas jurisdicciones. Un WAF robusto puede ayudar a las empresas a cumplir con las normas de su sector y con las leyes de privacidad.

Gestión de seguridad simplificada: Los paneles de gestión centralizada que brindan estos firewalls permiten que su usuario observe de forma fácil los patrones del tráfico y posibles vulnerabilidades, lo que mejora considerablemente el tiempo de respuesta a incidentes y que la empresa pueda garantizar la integridad de la red ante sus clientes.

¿Quién necesita un Web Application Firewall?

Una solución de seguridad WAF puede ser beneficiosa para cualquier organización que utilice aplicaciones web para realizar transacciones o almacenar información confidencial. Esto incluye, pero no se limita a, una amplia gama de empresas, como:

  • Plataformas de e-commerce.
  • Sitios web de redes sociales.
  • Portales de salud en línea, que almacenan informaciones de pacientes.
  • Agencias gubernamentales.

Y, básicamente, cualquier organización que valore la seguridad e integridad de sus aplicaciones.

Qué buscar en un Web Application firewall

Al elegir un WAF, debes considerar las siguientes características principales:

  • Capacidades de detección: El sistema debe tener capacidades superiores de detección de anomalías para cubrir todo tipo de amenazas.
  • Opciones de personalización: Debe ser posible ajustar las reglas y políticas del WAF para adaptarlas a tu entorno de aplicación.
  • Optimización del desempeño: La herramienta debe estar optimizada para obtener un máximo desempeño, para minimizar la latencia y garantizar una experiencia de usuario fluida.
  • Informes y registros: Funcionalidades de informes y registros completos son cruciales para monitorear la postura de seguridad de la aplicación e identificar posibles problemas.
  • Escalabilidad: El sistema debe facilitar el crecimiento acomodando el mayor volumen de tráfico posible en las aplicaciones más complejas.

Todas estas consideraciones te ayudarán a tomar una decisión bien fundamentada a la hora de seleccionar un WAF.

Comparación entre Web Application Firewalls y otras herramientas de ciberseguridad

Si bien los WAF son fundamentales para la seguridad de las aplicaciones web, es importante entender cómo difieren de otros sistemas de su tipo:

Sistemas de detección y prevención de intrusiones (IDS e IPS): Estos verifican el tráfico de red en busca de signos de actividad maliciosa o paquetes que puedan requerir bloqueo. Sin embargo, operan en otras capas del modelo OSI (capas 3 y 4). Los WAF pueden detectar ataques dirigidos directamente a las aplicaciones, invisibles en la capa de red, como por ejemplo, los que se ejecutan a través de solicitudes HTTP.

Sistemas de mitigación de denegación de servicio (DoS): Están diseñados para proteger los servidores web de ser colapsados por ataques distribuidos de denegación de servicio. Aunque algunos WAF brindan protección básica contra DoS, no pueden reemplazar a las herramientas específicamente diseñadas para mitigarlos.

Pasarelas de API: Gestionan el control de acceso y direccionan las solicitudes entre clientes y API. Algunas pasarelas de API brindan recursos de seguridad, aunque muy básicos, sin la capacidad de detección de amenazas integral proporcionada por un WAF.

En última instancia, los WAF trabajan junto a otras medidas de seguridad para construir defensas en capas para las aplicaciones web: los sistemas IDS/IPS tienen un alcance más amplio en la seguridad de red, la mitigación de DoS protege el sitio de una organización de la sobrecarga de tráfico y una pasarela de API maneja los controles de acceso a API. Sin embargo, los WAF pueden identificar y bloquear ataques a nivel de aplicación que evaden otros recursos de seguridad.

Por qué usar un Web Application Firewall en el edge

Los WAF pueden desplegarse en plataformas de edge computing. Esta estrategia de WAF en el edge tiene numerosos beneficios, como:

  • Mejor detección de amenazas: Un WAF que opera en el edge “observa” más tráfico y puede detectar ataques distribuidos o actividades maliciosas desde diversas ubicaciones.
  • Menor latencia: Al filtrar el tráfico cerca del usuario final, donde ingresa a la red, se reduce el tiempo de ida y vuelta de los datos gracias a que se dan menos saltos entre usuarios y servidores web, mejorando así la experiencia de navegación mediante tiempos de respuesta más rápidos.
  • Escalabilidad de seguridad mejorada: En comparación con los WAF desplegados en servidores de origen, su despliegue en el edge los hace más capaces de manejar aumentos repentinos de volumen de tráfico.

Suscríbete a nuestro boletín informativo