Aplicaciones componibles: qué son y por qué son necesarias

Las aplicaciones componibles son el futuro de la agilidad empresarial. Aprende qué son y por qué son esenciales para desarrolladores y negocios de éxito.

Ricardo Moreira - Technical Manager
Vivian Seixas - Technical Researcher
Aplicaciones componibles: qué son y por qué son necesarias

Un estudio de Gartner señaló que las organizaciones que adopten el enfoque componible en 2023 superarán a la competencia en un 80 % con relación a la velocidad de implementación de nuevos recursos.1

Pero, ¿sabes por qué el enfoque componible brinda más resultados y agilidad? Una de las respuestas es porque una de sus piezas más importantes son las aplicaciones componibles.

Imagen con la representación de aplicaciones componibles

¿Qué son las aplicaciones componibles?

Las aplicaciones componibles (composable applications) son una de las principales tendencias tecnológicas de la aceleración digital en una economía hiperconectada como la que vivimos, tan dependiente del software y sin suficientes profesionales del sector tecnológico para acompañar el ritmo de crecimiento de la demanda del mercado.

Las aplicaciones componibles, además de ser parte de una estrategia comercial, también juegan un papel práctico que es muy importante para los desarrolladores:

Estas permiten reutilizar soluciones o códigos existentes. Es decir, no es necesario desarrollarlas desde cero.

Estas “aplicaciones combinables” están construidas con componentes reusables. ¿Recuerdas cuando jugabas con piezas de lego y podías usarlas para armar, desarmar y crear lo que quisieras con ellas? De forma muy simplificada, las aplicaciones componibles también parten del mismo principio.

Como pueden crearse al reutilizar piezas de código o soluciones existentes, como si fueran módulos, es posible construir nuevas aplicaciones uniendo piezas más pequeñas en vez de crearlas desde cero, lo que resulta en mucha más agilidad, capacidad de innovación y adaptabilidad para las operaciones de negocios.

Un ejemplo práctico de esto sería un proceso en el que puedes reutilizar funciones de bibliotecas existentes como componentes para crear tus aplicaciones.

Las aplicaciones componibles brindan una integración más sencilla de aplicaciones y sistemas, lo que permite compartir y acceder a los datos de manera más eficiente. Esto, en consecuencia, aumenta la productividad de los equipos y la agilidad en la toma de decisiones.

Las aplicaciones componibles permiten esto mediante el montaje y la combinación de lo que Gartner llama PBC (Packaged Business Capabilities, capacidades comerciales empaquetadas), componentes reusables (building blocks) de aplicaciones previamente adoptadas o desarrolladas.2

En pocas palabras, los componentes reusables son unidades funcionales, componentes que tienen funciones específicas que, cuando se unen, forman aplicaciones complejas y compuestas.

¿Cómo funcionan los componentes reusables?

El concepto de aplicaciones componibles se basa en la posibilidad de dividir una aplicación en componentes reusables, esto es, en aplicaciones que actúan de forma independiente o pueden vincularse con otras.

Veamos un ejemplo de cómo pueden funcionar los componentes reusables. En la imagen a continuación tenemos un conjunto de estos componentes, que actúan de diferentes maneras y con funciones específicas: como aplicaciones autónomas o, cuando se unen y conectan, como aplicaciones que se integran con otras y que son complejas.

Imagen con componentes reusables de aplicaciones componibles

  1. Aplicaciones autónomas: cada aplicación encapsula capacidades empresariales específicas como la gestión de contratos, clientes, proyectos y datos relacionados.
  2. Aplicaciones simples que se integran con otras: aplicaciones compuestas por la interacción entre varias aplicaciones autónomas para lograr la funcionalidad empresarial.
  3. Aplicaciones complejas: aplicaciones compuestas que reúnen la funcionalidad de varias aplicaciones simples y autónomas.

Dado que las aplicaciones componibles se componen de partes reutilizables, si se dividen en varias piezas, se obtendría algo como esto:

Imagen con ejemplo de componentes reusables de aplicaciones componibles

En el ejemplo anterior, tenemos una aplicación componible compuesta por tres aplicaciones autónomas y conectadas: una para enumerar contactos; otra para enumerar clientes y, la última, para enumerar órdenes de servicio. Cada una usa un método diferente para obtener datos, pero el componente de front-end que se usa para montar la visualización de la página es el mismo, adaptándose al contenido suministrado por las API.

Cada una de estas aplicaciones es independiente y puede ejecutarse por sí sola o enlazarse con otras, pero lo mejor es precisamente el poder que la plataforma de desarrollo puede brindarte para desarrollarlas y permitir que se reutilicen como componentes reusables para crear aplicaciones potentes y de una forma más sencilla: una plataforma de edge computing como la de Azion, por ejemplo.

Además, hay un detalle importante: todas estas piezas, además de estar unidas, transmiten datos entre sí para que parezcan una sola aplicación. Este es un concepto importante detrás de las aplicaciones componibles.

A diferencia de las aplicaciones monolíticas, que se enfocan en un número específico de resultados y patrones de uso, las aplicaciones componibles hacen que sea posible que exista una amplia gama de casos de uso y resultados.

¿Cuáles son los beneficios de las aplicaciones componibles?

Algunas de las ventajas de adoptar aplicaciones componibles en una organización son:

1. Impulsan la agilidad empresarial

Las aplicaciones componibles permiten construir, configurar e implementar de forma más rápida, acelerando el tiempo de comercialización y el tiempo de generación de valor, al crear ecosistemas digitales y hacer integraciones.

2. Impulsan el citizen developement (desarrollo ciudadano)

Las aplicaciones componibles son una forma de superar la escasez de desarrolladores, ya que permiten el uso de herramientas sin código o de bajo código (no-code/low-code), lo que hace posible que incluso los empleados sin conocimientos técnicos creen software sin escribir código.

3**. Mejoran la experiencia del desarrollador**

Con las aplicaciones componibles, los desarrolladores pueden enfocarse en crear una experiencia de usuario impecable, mientras la empresa puede hacerlo en gestionar el acceso al contenido adecuado, en el contexto adecuado y para el cliente adecuado. Se puede incluir cualquier sistema, independientemente de si es escalable o no, ya que las aplicaciones componibles dan a los desarrolladores la libertad de configurar las API necesarias para sus aplicaciones.

¿De dónde surgió la necesidad de crear aplicaciones componibles?

Esta necesidad surgió de una sucesión de eventos —como la pandemia de COVID-19, los cambios extremadamente rápidos y la economía hiperconectada— que permitieron adquirir consciencia sobre cómo todo está íntimamente conectado y cómo situaciones que suceden al otro lado del mundo nos afectan casi instantáneamente.

Esto obviamente afectó las operaciones comerciales. Hoy, las empresas que quieren estar preparadas para alcanzar los objetivos del digital first (lo digital primero), de la transformación digital completa, necesitan brindar innovación y reaccionar rápidamente para responder a la aceleración y adaptarse a los cambios, así como a las demandas del mercado.

En un mundo donde todo tiene que ser digital y todo necesita software, las aplicaciones componibles, reconfigurables y extensibles, aparecen entonces como parte fundamental del engranaje de la digitalización, ya que las aplicaciones monolíticas tradicionales son complejas, difíciles de mantener y actualizar, y sin mencionar que suelen requerir de mucho tiempo y esfuerzo para desarrollarse y mantenerse. Además, generalmente son menos escalables y flexibles, lo que puede dificultar la adaptación a los cambios en el entorno empresarial.

En este escenario, muchas empresas buscan implementar lo que Gartner denomina empresa componible, una organización que entrega resultados adaptando los requisitos comerciales al ritmo de los cambios del mercado.3

Este concepto es parte del modelo de negocios componibles (componible business)4, que permite a las empresas tradicionales modernizar su hoja de ruta de TI y mantener las operaciones a través de soluciones que orquestan el ecosistema de aplicaciones de manera totalmente integrada, segura y sin perder tiempo de comercialización.

Caso de uso de aplicación componible

La seguridad suele ser una de las mayores preocupaciones en muchas organizaciones, así que veamos un ejemplo práctico de “aplicación combinable” que consiste en una solución de seguridad en la Plataforma de Edge Computing de Azion.

Esta aplicación componible es una aplicación de autenticación de usuario representada por una Edge Function de Azion, la cual verifica que el usuario es un usuario válido que usa tokens JWT y está autorizado para seguir el flujo. Esta se puede combinar con otra Edge Function que implementa otra “aplicación combinable”.

A continuación, se muestra el código de un endpoint de una Edge Function de API que recibe un POST con los datos de inicio de sesión de un usuario y, con eso, accede a una base de datos, verifica si el cliente existe y, de ser así, devuelve un token de sesión del usuario.

async function handleRequest(event) {
 let form;
	let responseBody;
	let statusCode = 200;

	try {
		form = await event.request.json();
	} catch (err) {
		responseBody = JSON.stringify({
			"errorCode": "form001"
		});

		statusCode = 400;
	}

	if (!form || !form.login || !form.password) {
		responseBody = JSON.stringify({
			"errorCode": "setOwnIDData002"
		});

		statusCode = 400;
	}

	if (!responseBody) {
		try {
			let loginData = await fetch("https://your.db.service", {
				body: JSON.stringify(form),
				headers: {
					accept: "application/json",
					authorization: `Bearer ${event.args.fauna_token}`,
					"content-type": "application/json",
				},
				method: "POST"
			});

			if (login_data) {
				responseBody = generateJWT(loginData);
				statusCode = 200;
			} else {
				responseBody = JSON.stringify({
					"errorCode": "userNotFound"
				});

				statusCode = 400;
			}
		} catch (err) {
			responseBody = JSON.stringify({
				"errorCode": "login001"
			});

			statusCode = 400;
		}
	}

	return new Response(responseBody, {
		headers: {
			"content-type": "application/json"
		},
		status: statusCode
	});
}

addEventListener("fetch", event => {
	return event.respondWith(handleRequest(event));
});

Las aplicaciones componibles, más potentes en el edge

Azion trabaja continuamente para ofrecer herramientas que faciliten y agilicen el trabajo de los desarrolladores. Por ello, nuestra plataforma de edge fue desarrollada para hacer posible construir o reutilizar aplicaciones de una manera simple y práctica, sin vendor lock-in (dependencia del proveedor).

Además, el edge hace posible que existan nuevas formas de que los desarrolladores creen aplicaciones más personalizadas, eficientes y escalables, además de acelerar las oportunidades comerciales. Con Azion, puedes enfocarte en lo que necesitas y nosotros nos encargamos de todo lo demás.

Puedes crear o reutilizar aplicaciones componibles tanto de bibliotecas gratuitas existentes en nuestro Marketplace como de aplicaciones o bibliotecas de terceros, usándolas en una aplicación nueva o existente en nuestra plataforma. Ve algunos ejemplos aquí en nuestra documentación.

Si aún no usas nuestra plataforma, puedes probarla ahora. ¡Es gratis!

Crea una cuenta ahora mismo y recibe 300 USD en créditos de servicio para comenzar a crear y reutilizar aplicaciones en la Plataforma de Edge Computing de Azion.

Suscríbete a nuestro boletín informativo